Demoledora crítica al FMI cuando Rato era su director gerente, que no supo prevenir la crisis

Rodrigo Rato, a la derecha, junto a su compañera de partido María Dolores de Cospedal, secretaria general del PP.

NUEVA YORK (9 feb. 2011). - Hoy se ha conocido un informe en donde se hace una demoledora y despiadada crítica contra Rodrigo Rato en su etapa como director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), desde 2004 a 2007, los años previos a la gran crisis financiera que asola a los países del Atlántico Norte. Rato fue ministro de Economía y Hacienda del Gobierno español de José María Aznar y actualmente es presidente de Caja Madrid, una de las dos principales entidades de ahorro españolas.

Segun dicho informe interno del propio organismo internacional, el FMI vivió esos años en una burbuja de optimismo mientas se gestaba la mayor crisis desde la Gran Depresión de 1929, que no supo prevenir, ni su ritmo ni su magnitud y, en consecuencia, no pudo advertir de sus peligros.

Por el contrario, el FMI puso como ejemplo a seguir alguna de las prácticas más destructivas, desoyó las señales de alerta y tuvo una doble vara de medir. Mientras era muy duro con los países emergentes, se mostraba complaciente con los países ricos, en especial Estados Unidos, que acabó siendo el foco de la crisis.

Entre las causas que impidieron al FMI alertar sobre los riesgos, el informe cita batallas internas, sesgos analíticos, presiones políticas, autocensura, y falta de supervisión y control por parte de la dirección del organismo.

El informe pone ejemplos sangrantes al destacar, por ejemplo, que se pusiera a Islandia como modelo de un sistema financiero "robusto" y "resistente". La historia de cómo la banca islandesa se derrumbó arrastrando al país a una grave crisis es de sobra conocida.

Pero hay errores más graves. El informe recuerda una y otra vez cómo el FMI llegó a recomendar a otros países avanzados que se siguieran las políticas y prácticas de innovación financiera de EE UU y Reino Unido, que acabaron con buena parte de su sistema financiero en quiebra.

El Fondo, en cambio, criticó a los bancos de Canadá (cuyo sector financiero quedó a salvo de la crisis) por no imitar esas prácticas. Cuando la burbuja inmobiliaria en EE UU estaba a punto de tocar techo, el Fondo aún sostenía que la baja morosidad de las hipotecas residenciales, unida a la titulización del mercado hipotecario, sugerían que "el impacto de un frenazo del mercado de la vivienda sobre el sistema financiero sería probablemente limitado".

Y con la zona euro no acertó mucho más. En su informe del verano de 2007, justo cuando se avecinaba la crisis, su informe decía: "Las perspectivas son las mejores en años. La economía está lista para un periodo de crecimiento sostenido". El FMI sí acertó al identificar la burbuja inmobiliaria en España.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El comentario sera publicado tras su aprobación. Gracias.