Las cúpulas de la CAM y Caja Murcia se suben los sueldos mientras que reducirán unos 3.000 empleos

MADRID / MURCIA (25 abr. 2011). - En pleno proceso de fusiones e inyecciones de dinero público para salvar al sector, con el grifo crediticio completamente cerrado para empresas y particulares, la consumación de cientos de miles de embargos de viviendas a familias y el recorte de miles de puestos de trabajo de sus plantillas, especialmente a través de prejubilaciones, los directivos de dieciséis cajas de ahorro españolas se han subido escandalosamene sus sueldos.

En el caso de Caja del Mediterráneo (CAM) resulta especialmente llamativo, pues se trata de una entidad a punto de ser intervenida y que ha pedido 2.800 millones de dinero al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) para poder sobrevivir, una inyección de dinero público que no ha impedido a su consejo y altos directivos elevarse un 7,2% sus retribuciones, mientras que su plantilla será reducida en unos 2.200 puestos de trabajo.

También levanta ampollas el caso de Bankia (Caja Madrid, Bancaja, Ávila, Segovia, Laietana y Segovia), con un incremento del 4,3% de los emolumentos de sus directivos. Una subida de sueldo que choca con los 4.465 millones que ha pedido al Estado esta entidad que ha anunciado un recorte de 3.880 puestos de trabajo. Para Caja Madrid significa más de 23,4 millones de euros y para Bancaja, 5,4 millones más para sus directivos.

Los dirigentes de Banco Mare Nostrum (Caja Murcia, Granada, Penedés y Sa Nostra), que han pedido ya 915 millones al fondo de rescate del Banco de España, han elevado sus remuneraciones un 6,45%, a pesar de que llevarán a cabo un millar de prejubilaciones de su plantilla.

La otra cara de la moneda es Caja de Onteniente, que a pesar de tener la suficiente solvencia como para no tener que fusionarse, ha rebajado un 2,6% la retribución de su cúpula, un recorte que se ha reflejado tanto en los sueldos de la dirección como en las dietas del consejo.

Ibercaja, que no ha necesitado inyección de dinero público, en cambio es la entidad que más ha disparado la remuneración de su cúpula: un 64,2%, hasta alcanzar los 3,18 millones, frente a los 1,79 millones del año pasado.

Lo mismo ocurre con las vascas BBK, Vital y Kutxa, en pleno proceso de integración, donde sus directivos se han aumentado el sueldo hasta un 6%.

La Caixa, que ha engullido a Caixa Girona, es la entidad más generosa con su cúpula a la que retribuye con 28 millones de euros, entre sueldos y dietas del consejo, un 7% más que el pasado año.

Un caso aparte son las fusiones puras de Unnim, CatalunyaCaixa, Novacaixagalicia y CajaDuero-España, que han recibido ya 3.000 millones de euros y necesitan otros 5.000 millones que saldrán de nuevo de las arcas públicas, que al reducir sus consejos de administración no se puede hacer una comparativa sobre el año pasado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

El comentario sera publicado tras su aprobación. Gracias.